Club Leones: Las voces de una generación que necesita ser escuchada (Parte II)

Los integrantes del Club Leones tienen la certeza de que, a medida que pase el tiempo, serán más los que se interesen por su causa —”y la de todos”—. Un ejemplo de esto es el SAIMUN (Modelo de Naciones Unidas).

Hoy en día, el SAIMUN recibe al año más de cien solicitudes del alumnado para participar en el evento. Mientras que cinco años atrás, la situación era muy distinta. El desinterés general y la poca demanda en las inscripciones, forzaba a los organizadores, maestros del colegio, a pedir la asistencia de ex alumnos. Solo de esta forma se cubrían los puestos y se podía albergar, durante un fin de semana, a otras instituciones educativas.

Los Leones del San Agustín están al tanto, también, de la importancia de lo que están haciendo actualmente. Puede que no lo vean en sus compañeros de clase, pero sí que lo evidencian en los rostros de los ancianos, niños y adultos —e incluso animales— a los que han ayudado.

Recientemente, en motivo de la Navidad, el Club visitó el Hospital Materno Infantil. Cargados de juguetes y peluches y otros donativos, sorprendieron a montones de niños que habían olvidado ya lo que significaba recibir un regalo.

“Fue una experiencia increíble”, concuerdan Lucy y Samuel. Una sonrisa ilumina sus rostros al recordar ese 17 de diciembre, en donde Samuel se había disfrazado de San Nicolás para la ocasión. “Además de que era su cumpleaños”, exclama Lucy sonriendo, señalando a Samuel.

Club Leones CSA en el Hospital Materno Infantil, 2019.

Un destello de luz en medio de la oscuridad

“Ya cuando nos íbamos [del hospital]”, dice Samuel, “una de las enfermeras me preguntó si no le podíamos regalar un juguete para sus dos hijos”.

La situación económica venezolana ha sido especialmente dura con el sector de la salud pública, en donde los sueldos no alcanzan para comer de forma adecuada, mucho menos para comprar juguetes en Navidad. “Te parte el corazón”, confiesa Samuel.

Un lado difícil de la labor que hacen estos muchachos radica en los motivos por los cuales deben ayudar a estas personas en necesidad. No lo hacen por puntos extracadémicos ni por quedar bien ante nadie. Lo hacen porque les nace naturalmente del corazón, y sienten una auténtica alegría al ayudar a alguien más necesitado.

Lo hacen, también, porque la necesidad que existe sobrepasa por mucho a la cantidad de personas dispuestas a ayudar. “Creo que todos debemos colaborar”, dice Lucy, quien cree que, a pesar de la situación política que atraviesa el país, no se le puede dar la espalda al mundo, desde el punto de vista humano y ambiental.

Ir en contra de la marea

Le preguntamos a los integrantes si el Club Leones ha afectado negativamente su rendimiento escolar. Lucy es la primera en contestar: “Si tienes una buena organización, no afecta en lo absoluto. Si anuncian un examen tres semanas antes, no debería hacer conflicto con un evento que dura cuatro horas durante un fin de semana”.

Albert opina de la misma forma, y nos explica que muchos de los integrantes del Club y de organizaciones como el SAIMUN tienen, por lo general, buenos promedios escolares. De hecho, tres de las personas a las que entrevistamos tienen como meta estudiar medicina, una vez que concluyan el bachillerato en el San Agustín.

Tarjeta de Esta vida nuestra en un pupitre del colegio - 2020.

En un futuro no tan distante

Para finalizar, Esta vida nuestra quiso saber cuáles son los planes que los Leones albergan para el futuro. Daniela, quien se ha encargado desde el inicio de las redes sociales y la promoción digital del Club, está trabajando en una página web. “Una página oficial del Club”, dice Daniela, “que incluya una breve descripción, formas de contacto y actividades, entre otras cosas”.

Albert explica que, debido a las fiestas y el Año Nuevo, se han alejado un poco de las actividades del Club, pero que planean retomarlas muy pronto este 2020. A Ander, por otro lado, le sigue interesando el aspecto social dentro de los Leones, y es por ello que planea continuar con las actividades de encuentro, en donde puedan compartir y conocerse mejor las 21 personas que hoy forman parte del grupo.

“No queremos que cuando nos graduemos perdamos el contacto”, dice Ander, pues el Club Leones, a parte de ayudar a cientos de venezolanos, les ha ayudado también a ellos a consolidar su amistad.

De la misma forma, y en vista de que la graduación de la directiva del Club no está tan lejos en el futuro, los muchachos piensan abrir pronto en el colegio unas inscripciones para nuevos miembros. “Para que así, también, más gente pueda ayudar”, dice Samuel.

Dos hacen más que uno

Por último, Esta vida nuestra se ha comprometido a hacer un seguimiento de las actividades del Club Leones del San Agustín. Cuando este último solicite donaciones para alguna causa o promocione un evento benéfico, lo compartiremos en nuestras redes sociales y personalmente, tanto en Venezuela como en Francia y en Colombia.

Nuestro equipo editorial considera que las acciones y la motivación de los Leones agustinos son de extrema importancia para la sociedad venezolana de hoy en día, en donde llena de felicidad ver este tipo de emprendimientos —y más aún, benéficos— provenientes de muchachos tan jóvenes.

A continuación, publicamos una serie de fotografías que tomamos en el colegio de los integrantes, con su debida autorización. Más abajo, el lector encontrará enlaces útiles para conocer un poco más sobre los Leones y su organización.

Albert Paredes - Presidente
Daniela Silva - Redes
Lucy Rodríguez - Asesora Liderazgo
Samuel Rodríguez - Presidente Membresía
Ander González - Secretario
  • Instagram

    Sigue a Club Leones San Agustín y sus actividades más recientes. Entérate de cómo puedes colaborar.

  • Correo

    Si deseas contactar a los integrantes del Club Leones San Agustín, lo puedes hacer a través de su correo electrónico oficial.

  • Sitio web

    Cuando su página web esté disponible, pondremos acá el enlace.