Consejos para fotógrafos principiantes por Jim Romero

Jim Romero es un ejemplo del talento y el emprendimiento venezolanos. Fotógrafo, así como creador de Cacaos Media y Alguito Dulce, durante esta semana Jim ha publicado una serie de excelentes consejos, dirigidos hacia principiantes que quieran iniciarse —de la forma correcta— en el mundo de la fotografía.

Jim Romero
Fotógrafo venezolano

Primeros pasos

Si estas comenzando en la fotografía y estás pensando comprar o ya compraste una cámara, quiero contarte tres cosas de las muchas que tengo para decirte.

No te aferres a comprar lo último en el mercado. Existe una inmensa cantidad de equipos a la venta, sobre todo en estos últimos años. Pero hay que entender que no hay una cámara perfecta. Cada una ofrece distintas soluciones y se adapta a las necesidades de diversos fotógrafos. Por ende, comprar un equipo costoso cuando apenas se comienza, es algo que no tiene demasiado sentido.

Recomiendo comenzar con un equipo básico, dirigido a principiantes. Esto te ayudará a exprimir todo el potencial de tu equipo fotográfico y aprenderás las bases necesarias. No te aferres a tener lo que otros fotógrafos tienen. Aprende a gatear, para luego caminar y, más adelante, correr.

El modo manual es tu amigo

Dispara tu cámara en modo manual. No te conformes con los predeterminados o el modo automático. ¡Equivócate! Vuelve a intentarlo. Nutre tu conocimiento. Observa pinturas y libros de imágenes; estudia la dirección de la luz, los colores. Analiza las tomas de las películas, la composición de la luz. Mira mucho Youtube y participa en talleres y cursos creativos. Invierte tu tiempo —y dinero— en estudiar, en conocimiento y práctica, para que cada día mejores los resultados de tus fotografías.

Jim recomienda emplear el presupuesto de manera inteligente.

Siempre sé creativo. Puedes inspirarte en otros fotógrafos de ser necesario, pero no copies. También olvídate de los filtros de moda en Instagram, como el Orange and Teal. La fotografía no es Instagram ni likes. Crea y difunde lo aprendido, no te quedes con la información sin transmitirla a los que vienen detrás de ti. Todo en la vida es un ciclo, y con el tiempo comprenderás que uno nunca termina de aprender en esta carrera.

La cámara es solo el medio de transporte, el camino eres tú.

En cuanto a los retratos

Si eres fotógrafo de retratos, te voy a dar algunos consejos que yo empleo personalmente para tener una sesión fotográfica exitosa.

  • Coordina tu pauta con anticipación. No existe nada más difícil que improvisar la locación y, aunque a veces toca hacerlo, no es lo ideal. Procura que todo esté siempre organizado y acordado. De esta forma, evitarás contratiempos y malentendidos. Recomiendo, también, visitar antes la locación, para así poder calcular el tiempo del viaje, los gastos de este, etcétera. Estudiar la luz del lugar te permitirá definir un esquema de iluminación a ese sitio en específico.
  • Es importante acordar con tu modelo —cliente— todos los puntos a tratar. Esto incluye el costo y el tipo de sesión, el maquillaje y la vestimenta, entre otros. Lo ideal es realizar un contrato, con el cual todos los involucrados estén completamente de acuerdo.
  • La comunicación y el respeto son vitales. Una comunicación segura y precisa, sin titubeos, mostrará al cliente que sabes lo que haces. Un punto muy importante: jamás toques al modelo; no rompas nunca esta línea tan delgada e importante entre el cliente y el fotógrafo. Es algo que no debes hacer bajo ningún motivo. Siempre dirige a tu modelo, sea hombre o mujer, con tus gestos. Si necesitas una pose, explícala entonces con tu cuerpo como ejemplo.
Retrato realizado en Caracas por Jim Romero.

Por último…

  • Si trabajas en exteriores, lleva solo el equipo necesario en cuanto a iluminación y lentes. Si has visitado el lugar previamente, deberías entonces tener ya listo en concreto el esquema de iluminación a utilizar. No olvides llevar muchas baterías y al menos tres memorías; aunque no las uses, estas nunca están de más en nuestra mochila. Mejor prevenir que lamentar.
  •  Por último, sé directo. Relájate. Crea un ambiente: no existe nada más tedioso al silencio durante una sesión. No estás fotografiando un objeto inmóvil; tienes que hablar. En el retrato, tú eres el espejo de tu modelo. Si tu expresión es de pocos amigos, será la misma que tu modelo copiará.
  • Puede que las primeras cinco fotos no funcionen del todo, pues son las primeras con las que debes romper el hielo, para que así el resto de la sesión resulte agradable y amena para todos los involucrados.