Estefanía Lau: la voz detrás de las fotografías

Cuéntanos un poco sobre ti. ¿De dónde eres?

Nací en Venezuela, en el estado Lara. Estado que se conoce por sus hermosos atardeceres, que pintan el cielo, y su esencia bohemia dedicada a la artesanía y a la música. Allí viví hasta los ocho años aproximadamente y creo que fue mi primer acercamiento a esa sensibilidad por el arte que posteriormente fue creciendo con el tiempo.

Luego me mudé a un pueblo pequeño en el estado Carabobo, dónde de alguna manera también conseguí estar relacionada con actividades artísticas y con la naturaleza. Pueblo dónde también conocí a la primera persona que me acercó a la fotografía.

Estudié Psicología en la Universidad Arturo Michelena. Considero que me enamoré de mi carrera, sin embargo una parte de mí siempre se inclinaba hacia el arte en el tiempo libre. En ese momento estaba bastante contenta con la psicología y aunque consideré estudiar diseño gráfico o alguna carrera relacionada con el arte, no llegué a materializarlo.

Un mes después de graduarme como psicóloga me mudé a Santiago de Chile, ciudad que ha sido mi hogar hasta la actualidad.

¿Cuándo comenzaste con la fotografía?

Inicié con la fotografía en la adolescencia. En ese momento realizaba muchos viajes en familia y siempre me atraía la idea de inmortalizar las cosas que veía en el camino. Sin embargo en ese momento no era del todo consciente de lo que fotografiaba, era una fotografía un poco más instintiva.

Cuando tenía 17 años aproximadamente conocí a Miguelangel, quién hoy en día es uno de mis mejores amigos, él estaba mucho más relacionado que yo con respecto al arte, el diseño y la fotografía.

Cuando ambos ingresamos a la universidad, él empezó a estudiar diseño gráfico y fue cuestión de tiempo para que se comprara una cámara semi profesional. Así fue como empecé a conocer un poco más sobre los tecnicismos de la fotografía y empecé a ser un poco más consciente de los procesos a la hora de fotografiar.

Gracias a eso le di mucho más uso a mi cámara digital compacta en los viajes de familia y de vez en cuando Miguelangel me prestaba su cámara con la cual practicaba una fotografía un poco más técnica.

No fue hasta hace un año que yo pude adquirir mi propia cámara. Desde ese momento he podido explorar mucho mejor mi camino en la fotografía en una búsqueda constante de mi estilo personal.

© Estefanía Lau.

¿Qué es lo que buscas en la fotografía?

En un principio estaba muy interesada en buscar el encuadre perfecto, los contrastes de luz, la composición. En ese momento estaba aprendiendo toda esa teoría e intentaba plasmarla en cada una de las fotografías.

Con el tiempo y luego de varios experimentos, empecé a darme cuenta de que buscaba algo más en las fotografías. Buscaba gestos, escenas, expresiones, relaciones. Algo que me recordara esa esencia humana que se ve en los pequeños detalles cotidianos.

Para mi es importante que cada fotografía deje un reflejo de lo que nos hace humanos. De esos detalles que a veces pasan desapercibidos pero que están allí para hablar sobre nosotros, sobre quiénes somos y sobre lo que hacemos.

Recientemente, con la cuarentena, he intentado llevar esta misma búsqueda incluso a objetos o espacios de la casa. Los cuales también pueden hablar sobre nuestras rutinas y sobre lo que somos.

© Estefanía Lau.

A parte de la fotografía, veo que también encuentras interés en la palabra escrita. ¿Podrías contarme un poco sobre esto y el storytelling?

Escribo desde que tengo memoria. Cuando tenía 10 años me senté en mi computadora vieja y escribí una trilogía de tres mini cuentos para niños. Desde allí no he dejado de escribir.

A medida en que fui creciendo intenté desarrollarme en otros tipos de literatura. Así pasé por ciencia ficción, la literatura romántica, la poesía y hoy en día el storytelling.

Esto del storytelling surgió cuando me mudé a Chile. Al mudarme a Santiago comencé a explorar la ciudad y a vivir cosas diferentes en la ciudad, creo que influyó esto de tener ojos de turista. Así fue cómo comenzó a surgir la necesidad de contar lo que vivía con más detalle.

De a poco todo fue tomando forma y logré unir las fotografías que obtenía con escritos que narraran aquellos detalles que quizás quedaban detrás de cámara.

Generalmente intento que mis escritos estén más orientados hacia lo que siento, pienso y cómo vivo el proceso detrás de las fotografías. En otras palabras podía decir que son dos maneras de contar una historia, una desde la imagen gráfica y otra desde la palabra.

¿Cuáles son tus influencias como artista?

Creo que mi primera influencia fue mi mamá. Desde mi nacimiento mi mamá se dedicó a tomar fotografías de muchas etapas de mi infancia. En casa tenemos un montón de fotografías reveladas y ordenadas en álbumes. Ahora que las veo, siento que mis fotografías tienen un poco de sus fotografías, sobre todo en esa búsqueda de documentar la esencia humana desde la cotidianidad.

Con respecto a algunos fotógrafos antiguos, me inspiran mucho las obras de Sergio Larraín y de Vivian Maier.

Hay algo en las obras de Sergio Larraín que siempre me motivan a buscar esa sutileza que podemos encontrar en las escenas cotidianas. Sus fotografías tienen un toque de nostalgia que te hace querer estar en esa escena y creo que eso es parte de la magia de poder capturar la esencia del momento.

Mientras que Vivian Maier me invita, con sus fotografías, a tener un ojo más curioso por los detalles. Sus fotografías me motivan a ver las escenas como un repertorio de detalles y sucesos que están allí para quién se detenga a ver con curiosidad. Son fotografías que me recuerdan capturar esas escenas cotidianas que al verlas te transmiten cierta simpatía.

Actualmente también sigo el trabajo de algunas fotógrafas contemporáneas que me inspiran en este proceso de autodescubrimiento, como por ejemplo Mónica Bedmar y Anna Rabasa. Con ellas estoy aprendiendo a desarrollar una fotografía mucho más sutil, que transmite desde la emoción incluso sin la presencia de tantos elementos en la escena.

Sin dejar de mencionar a José, mi pareja, que me ha acompañado en este camino tan emocionante de desarrollarme como fotógrafa. A ambos nos unió la fotografía y siento que el aprendizaje mutuo nos ha llevado a que cada uno tenga un poco de la influencia del otro.

Los amantes © Estefanía Lau.

Si tuvieras que elegir solo dos fotografías de todas las que has capturado, ¿cuáles serían y por qué?

Los amantes: Esta fotografía me gusta mucho porque muestra el amor desde lo espontáneo. Ese día había asistido a un evento cultural, recuerdo que había muchísima gente caminando por todos lados y entre la multitud se encontraba una zona de artistas pintando en vivo. Esta chica estaba pintando y el chico la acompañaba. En un momento ella se levantó y fue a besarlo. Fue una escena muy espontánea, un detalle de amor en medio del caos.

La infancia de hoy y siempre: Esta la tomé en la Plaza de Armas de Santiago, una plaza muy ruidosa y concurrida la mayor parte del día. Ese día había salido a tomar fotografías en la calle y estaba un poco desmotivada porque no había logrado dar con ninguna que me gustara. Hasta que pasé por ese lugar y vi a las niñas jugando, las tres estaban muy absortas en lo que hacían. Se reían, daban vueltas y disfrutaban de ese espacio para ellas. En la tarima se filtraba una luz muy linda y aproveché para documentar sus juegos en medio de una ciudad que nunca para.

La infancia de hoy y siempre © Estefanía Lau.

Por último, hablemos de proyectos. ¿Qué tienes planeado para el futuro?

Creo que esta sí es una pregunta un poco difícil, jaja. La verdad es que me considero una persona con una mente bastante activa, así que constantemente estoy pensando en nuevas ideas para desarrollar.

Por un lado me gustaría experimentar un poco con la fotografía documental de familia, cosa que he hecho en mi casa, pero me gustaría ampliarlo un poco y documentar la vida de otras familias.

Sin embargo en este momento también estoy en la búsqueda de unir un par de elementos que tengo en mente. Quiero abrir un blog personal que combine mis fotografías con mis historias y experiencias personales. Dónde pueda contar un poco sobre mis viajes, la ciudad en dónde vivo y sobre cómo llevar un estilo de vida un orientado hacia la creatividad, el bienestar y la sustentabilidad.

Estefanía Lau

Sigue su trabajo en las redes