Giuliano Salvatore: la voz detrás de las fotografías

Giuliano Salvatore es un talentoso realizador audiovisual, documentalista y fotógrafo venezolano. Director de fotografía para Salvaje Films y la Cooperativa La Célula, Giuliano ha ayudado a realizar diversos proyectos audiovisuales, entre ellos el largometraje Juntera (2014).

Giuliano fue, también, uno de los primeros fotógrafos a los que destacamos en Esta vida nuestra. Nos cautivó entonces —y lo sigue haciendo hasta el día de hoy— el talento y la precisión que tiene el realizador venezolano para capturar las expresiones y las distintas facetas de sus retratados.

En esta ocasión, quisimos conocer un poco más sobre el autor detrás de este gran trabajo audiovisual. Esta es su historia:

¿De qué parte de Venezuela eres? Háblanos un poco sobre ti y tus comienzos en el país.

Nací en Cumaná y viví allí hasta los diez años. Luego en San Antonio de los Altos, luego en Caracas. La verdad es que ahora, aunque no sea caraqueño, considero a esta ciudad como mi lugar, aunque desde hace años esté planeando irme a otros lugares del país y haya estado cerca de hacerlo por momentos. No ahora. Caracas parece un país en sí mismo, pequeño, abigarrado y autoaislado del resto. Cuando paso mucho tiempo sin salir de aquí esa sensación se acrecienta. Luego uno sale de la ciudad y el universo que uno cree que somos se expande infinitamente, y Caracas se hace otra vez diminuta ante el resto. Esto es clarísimo para los que somos del interior, que también nos expandimos cuando dejamos la ciudad y retomamos unos cauces que a veces se nos olvidan.

Solías estudiar literatura. ¿Qué te motivó a hacerlo? ¿Puedes hablarnos de algún autor que te haya influenciado?

Estudié letras en la U.C.V. Mi madre es escritora así que toda mi infancia estuve cerca de los libros y de la lectura, aunque como hasta los 13 años nada me daba más pereza que ponerme a leer. Pero luego le agarré el hilo, comencé a escribir poesía y a los 15 años ya estaba decidio a estudiar letras, por más que en el fondo no me interesaba mucho estudiar nada. Mi interés fundamental en ese momento fue conocer gente que estuviera en la misma que yo. Luego la universidad me transformó, me revolcó los primeros años pero sobreviví e incluso hice una maestría en Literatura Latinoamericana en la Universidad Simón Bolívar, de donde me escapé justo en la tesis a hacer mi primer documental y nunca más volví. Autores muchos: Ramos Sucre, Julio Garmendia, Lezama, Juarroz, Saint Exupery, Kafka, Borges, Barthes, Deleuze, Derridá, Mutis, Faulkner, Capote, Cabrera Infante, Miguel Hernández, Araujo, etc.

¿Cómo fueron tus inicios en la fotografía?

Bueno, resulta que también soy hijo de fotografo, así que junto a la literatura la fotografía siempre estuvo cercana. De hecho muchas veces, de niño, me sentaba en una pequeña silla en el laboratorio de mi padre a verlo revelar, me encantaba ese ambiente, el silencio, los olores del revelador, la luz roja. Crecí con eso en mi propia casa. Creo que la primera cámara de fotografía que agarré, de película, preparada por mi padre, fue como a los 16. Todas mal expuestas, movidas, desenfocadas, un desastre. No le presté mucha más atención por varios años. Comencé más bien a hacer video. El primer corto lo hice a los 20, con un amigo. Luego hicimos algunos más. Luego otra vez a la literatura de cabeza. En 2008 presenté un guión documental al CNAC y me lo aprobaron. De ahí en adelante he hecho video documental. Hace como 5 años comencé a tomar fotos con el celular, luego agarré la Canon con la que, normalmente, hacía casi exclusivamente video, me la traje de la oficina y comencé a fotografiar. Habrá sido en 2017. Antes hacía fotografías, pero no me lo tomaba muy en serio. 

La Pastora, Caracas, Venezuela. 2020. © Giuliano Salvatore

¿Algún fotógrafo o realizador —o el trabajo de este— que te haya influenciado?

Venezolanos bueno, el de mi propio padre Rafael Salvatore, Paolo Gasparini, Claudio Perna, Torito, Joaquín Cortéz, Alexis Pérez Luna, Antolin Sánchez, Leo Álvarez, Luís Brito y varios más. De afuera creo que Alex Webb todavía me resulta inverosímil tanto técnica como artísticamente. Blossfeldt, Weston, Arbus, Mary Ellen Mark, Brassaï, Marilyn Mugot, Saul Leiter, David Alan Harvey…

Nos gustó mucho tu serie fotográfica de La Pastora, publicada el 16 de marzo: ¿podrías contarnos un poco sobre esta?

Bueno, la Comuna Altos de Lídice me es un lugar cercano política y afectivamente y conozco la seriedad y la mísitica que le ponen a lo que hacen. Fui a retratar eso, no el mero acto de la jornada, sino la seriedad del esfuerzo y la lógica detrás de ello, el espíritu detrás de la jornada. La fotografía también es un arte del tiempo, tanto el interno de la foto como el de su publicación, y en ese momento sentí que hacía falta, justo cuando comenzaba la cuarentena, sentir que nosotros mismos nos podíamos hacer cargo de nuestra situación, retrarnos asumiéndola con entereza, capacidad y afecto. Nada mejor entonces que una comunidad haciéndole frente al problema desde sus propios medios y de manera solidaria. A veces uno sabe que lo que se tiene que lograr es contribuir a escribir la historia, dar argumentos (así sea una foto) para que luego veamos al pasado y la foto nos devuelva una imagen que nos agrade de nosotros mismos o en todo caso nos confronte. 

Hablemos sobre equipos. ¿Qué usas para capturar las fotografías que publicas en Instagram?

Desde el año pasado uso una Sony Alpha 7 II, con tres lentes, un 50mm, un 14mm y un 28-70mm, todos lentes de gama media o baja. Antes de eso una Canon 60d, con mejores lentes (a veces) y más variedad de distancias focales. Pero estoy de descanso de la Canon y del sensor recortado APSC. Con la Sony me va bien, soy yo al que le falta mejorar todavía y mucho. 

© Giuliano Salvatore

¿Qué proyectos tienes planeados para el futuro?

Hay varias series que tengo en proceso que no sé qué tan largas serán. En Caracas me gustaría hacer un ensayo sobre Altagracia, una de las parroquias de Caracas que más me gusta, además de que viví ahí dos años y creo que ahí comencé a fotografiar con más seriedad, anque con un celular; también sobre Santa Rosalía, que es una urbanización hermosa de la Ciudad. Pero creo que Caracas me tiene un poco asfixiado, me gustaría volver, esta vez con la cámara de fotos, a lugares que me hacen falta como Barinas o Apure o Sucre. En este momento, además, uno de mis principales proyectos es el colectivo del que formo parte, Cacri Photos, y los proyectos de mis estudiantes de la UNEARTE. 

Por último, y algo que le preguntamos a todos nuestros entrevistados en este momento, ¿qué haces durante la cuarentena?

Después de la 2da semana casi no he salido a tomar fotos. No he querido arriesgarme ni he sabido qué fotografiar que no esté siendo fotografiado ya por otros colegas. Estoy comenzando a escribir más bien sobre la fotografía y el cine, leyendo referencias, viendo películas. Eso y ver memes y escuchar música. 

© Giuliano Salvatore

giuliano salvatore

Sigue su trabajo en las redes