Miguel Zambrano: la voz detrás de las fotografías

“Ando constantemente en busca de historias de personas, para darles un reconocimiento y hasta una voz, me gusta recolectar historias, porque considero que los fotógrafos también somos eso, historiadores que dejan un documento de lo real.”

Miguel Zambrano, 2020.

Miguel Zambrano es un joven fotógrafo que se dedica a retratar la cotidianidad de Mérida, Venezuela. Con tan solo veinte años, su talento es innegable. Fue, de hecho, uno de los primeros fotógrafos que Esta vida nuestra destacó en Instagram. 

Por otro lado, Miguel no solo se limita a capturar fotografías. Miguel captura, sobre todo, historias, como él mismo lo dice en la entrevista que le hicimos. Historias de personas cuya voz necesita ser escuchada, cuyo retrato queda registrado para la posteridad. 

Miguel nos dice que esta es la primera entrevista que le han hecho, y no dudamos de que es tan solo eso, la primera, y que le seguirán muchas en el futuro. Es un gran placer para nosotros poder compartir y difundir su trabajo, así como el de muchos otros talentosos artistas latinoamericanos.

© Miguel Zambrano

Cuéntanos un poco sobre ti.

Vivo en Mérida, Venezuela. Tengo 20 años y estudio en la universidad de los Andes la carrera de Historia del Arte, la cual pienso que me ha ayudado a entender la composición y los colores. Empecé a fotografiar en 2016 con mi teléfono, y luego con una pequeña cámara compacta. Me interesa la fotografía documental, el fotoperiodismo y la fotografía de calle, a eso me dedico. 

Me gusta viajar, por eso siempre ando planificando viajes por el país para reunirme con conocidos o con algunas organizaciones en donde pueda colaborar para documentar y conocer un poco más Venezuela. Hice un curso de fotografía en una escuela que hay aquí en Mérida (@talbotescuela) cuyos libros me ayudaron mucho para crecer más como fotógrafo. A parte, entraba como oyente a clases de fotografía en la universidad. Realmente quería instruirme para prepararme y entender mejor la fotografía, aparte de las enseñanzas que encontraba por internet o por Youtube.

¿Qué te motivó a dedicarte a la fotografía? ¿Recuerdas el momento en que te dijiste: esto es lo que quiero hacer?

Uno de los momentos que recuerdo fue en 2017. Iba caminando y me encontré con una manifestación de profesores; justamente tenía mi cámara y empecé a fotografiar lo que estaba ocurriendo, los carteles y las manos arriba pidiendo un sueldo mejor. Luego salí de allí pensando que había sido algo muy emocionante y que quería seguir haciéndolo. A partir de ahí empecé a investigar y a meterme cada vez más en la fotografía documental y de calle.

¿Por qué la fotografía urbana o callejera?

La fotografía urbana me parece una acción espontánea, nunca sabes qué puede pasar o qué te puedes encontrar. Es muy impredecible, eso es lo que lo hace emocionante. En la calle se suelen dar momentos que convergen para formar buenas escenas y poder capturarlas me da mucha satisfacción.

MiguelZambrano
© Miguel Zambrano

Tu trabajo es excelente, ¿cómo logras capturar esos momentos? ¿Sales expresamente con la idea de fotografiar, o son momentos que se te presentan?

Yo creo que son ambas cosas, momentos que se me presentan y la intención de siempre tomar fotos por las calles. A veces pienso que debes dejar fluir a la vida y las fotos se presentarán ante ti. Y en los momentos que salgo solo a tomar fotos parece que se vuelve más difícil encontrarlas, pero hay que tener paciencia y saber mirar. A parte, ando constantemente buscando historias de personas, para darles un reconocimiento y hasta una voz, me gusta recolectar historias, porque considero que los fotógrafos también somos eso, historiadores que dejan un documento de lo real.

Hasta ahora, de las fotografías que has capturado, ¿cuál es tu preferida y por qué?

No podría definir una sola foto, quizás un proyecto en concreto, que fue mi viaje por los Pueblos del Sur, documentando la vida, las tradiciones, los ritos y sus hogares, los símbolos importantes de cada pueblo y, sobre todo, a su gente. Junto a este proyecto, gané un visionado de fotografía documental de la Sala Mendoza (@Sala_Mendoza) para exponer mi trabajo en su espacio en Caracas, siendo yo el único de los Andes en ser escogido. También tengo otros trabajos documentales sobre una vaguada que ocurrió aquí, en Mérida, y dejó a varias familias sin hogar. Otro, sobre un hospital, que fue un trabajo de 9 meses dentro de las instalaciones fotografiando. Pero es difícil escoger porque todas han tenido un valor para mí y siempre intento mejorar en cada toma. Cada lugar que he visitado me ha dejado una foto favorita.

© Miguel Zambrano

¿Cuáles son las influencias que más te han marcado?

Cuando empecé [a fotografiar] me compré unas revistas de fotografía, y en ellas venia un artículo sobre la importancia del blanco y negro y estaba el gran Henri Cartier-Bresson que fue mi primera influencia. Luego vino Sebastián Salgado que es un gran documentalista. David Alan Harvey, Saul Leiter, James Nachtwey, Eugene Smith, Gordon Parks, Josef Koudelka, fueron mis mayores influencias, entre otros de los cuales siempre estudio sus obras.

¿Conoces personalmente a otros fotógrafos venezolanos de la comunidad?

No, personalmente, no conozco. A la mayoría los conozco por las redes sociales o recomendación de otros fotógrafos. Aquí, en Mérida, hay un fotógrafo llamado Amilciar Gualdrón [sitio web] que tiene trabajos por América Latina, él me ayudó y me enseñó mucho sobre la fotografía documental.

¿Qué es lo que más te motiva actualmente de lo que haces?

Lo que más me motiva hoy en día es dar a conocer que pasa con las personas en el mundo, qué ocurre en sus vidas y en la de todos nosotros. Me anima la idea de seguir recolectando historias y andar con una cámara encima, porque la fotografía también ha hecho que mi vida sea totalmente espontánea y nunca sé qué puede aparecer a la vuelta la esquina. La curiosidad ha sido un motor para seguir a pesar de las dificultades. Las ganas de crear y hacer más, de crear conciencia a través de la fotografía.

© Miguel Zambrano

Descubre el trabajo de Miguel a través de las redes sociales: